Terapia On-Line

Terapia On-line

 

Hace ya algún tiempo, un buen amigo me pregunto: Itziar, ¿no te has planteado hacer terapia por internet? En ese momento, mi repuesta fue no, no creo que sea posible. O tal vez si es posible, pero no creo que fuese igual de buena.

Está claro que mi comodidad con las nuevas tecnologías me hizo contestar rápido y sin pensármelo mucho. Después, bastante tiempo después, años después, muchos artículos sobre el tema y experiencias personales compartidas con compañeros después, para mi propia sorpresa…

He cambiado de opinión

Me explico, es cierto que con la terapia on line se pierde parte de la calidez y cercanía que, para mí, caracteriza la terapia presencial. Pero también es cierto que se gana en otras posibilidades. Son muchas las personas y las parejas que no empiezan con la terapia debido a la falta de tiempo. Entre trabajos, hijos, el tiempo de los desplazamientos en Madrid,… sienten que no hay un tiempo que puedan dedicarse a ellos mismos. Esto se agudiza en la terapia de pareja, si las parejas tienen hijos, especialmente, porque tienen que gestionar toda la logística familiar para poder escaparse los dos a la vez. No solo para la terapia, también para ellos como pareja, pero quizá especialmente para la terapia. Para estos casos, probablemente, la terapia on line sea la mejor, o casi la única, opción.

También me he encontrado con casos de pacientes que actualmente viven en un país extranjero, nuevo, dónde no dominan el idioma. Es difícil, si quiera plantearse seguir una terapia, hablar de sentimientos, en un idioma en el que nos resulta complicado hasta comprar el pan. Para estas parejas la terapia por videoconferencia también puede ser un acierto, una liberación.

No es ideal, pero puede ser muy útil

Es cierto que para mí, y probablemente para las personas que recurran a ella, ésta no es la solución ideal, pero, al menos, puede ser una solución. Quizá no es la opción que las parejas elegirían como primera elección, pero, teniendo en cuenta nuestros ritmos de vida, muchas veces será la mejor o única opción.
Creo que lo peor es sentirse desconectado de tu pareja, en un callejón sin salida, y pensar que por la falta de tiempo o de un espacio en común, esta lejanía que ha aparecido entre ambos no tiene solución, que estamos abocados a la separación.

Por todo lo anterior, me he animado a ofrecer, entre mis servicios, terapia on line a parejas que no encuentren la manera de acudir a mi consulta y aún así sientan que su relación es importante y que, aunque actualmente esté mal, quieren hacer algo para mejorarla.

Así que, si estáis en una situación de este tipo, o en cualquier otra que requiera terapia a distancia, contad conmigo para ayudaros.